Inicio

LaTeX

Ingredientes e instalación

Parafraseando a Fray Luis de León, decíamos ayer...

Ingredientes

Que lo único necesario para poder trabajar con LaTeX era un editor y la propia instalación de LaTeX. En cuanto al editor, no puede ser más sencillo: cualquiera vale, desde el «bloc de notas» de Windows hasta Emacs. Hay unos cuantos editores dedicados exclusivamente a LaTeX, como LyX, LaTeXila o Gummi (o TeXstudio en Windows y TeX Shop en Mac). Estos editores dedicados tienen botones para ciertas funciones y ahorrarse teclear los códigos. A la larga es más cómodo teclear, aunque no lo parezca, o al menos usar atajos de teclado en lugar de los botoncitos y el ratón. Por eso, voy a dar por supuesto que usas un editor de texto plano como Emacs (recuerda que vale cualquiera)

Instalación

Vamos a por la instalación.

En el mejor de los casos, el sistema operativo es GNU/Linux y no hay problemas de espacio en disco: # apt install texlive-full si la distro es Debian o está basada en Debian. En Arch: # pacman -S texlive-most texlive-lang Y en OpenSuse: # zypper install texlive

Instalará una barbaridad de archivos y ocupará bastante disco (bastante más de 1 GB), pero está todo disponible y no hay que preocuparse nunca más de buscar e instalar nada.

Si estás usando Windows, descarga MiKTeX e instálalo. Un buen editor dedicado a TeX es TeX Studio.

Para MacOS, hay que descargar MacTeX, que incluye TeXlive y Tex Live Utility para instalar, desinstalar y actualizar los paquetes o extensiones necesarios. También incluye TeX Shop para editar y compilar el texto. Me parece un editor sencillo y muy recomendable.

En esta serie de entradas se usa Debian (cómo no) y una consola de texto para la compilación de los ficheros. Los usuarios de MacOS y Windows también deben acceder a una consola y situarse en el directorio en el que se está trabajando con el fichero o trabajar con un editor dedicado.

¿Esto funciona? Aún no lo sabemos, en la siguiente entrada escribiremos nuestro primer documento con LaTeX.